Asociación de Vecinos de Benimaclet

noticias y comunicados de la A. de VV.

Encuesta 2009

EL MEJOR BARRIO DEL MUNDO, PERO FATAL DE APARCAMIENTOS

La encuesta de la A.VV en Benimaclet 2009

Quienes trabajamos en la asociación de vecinos de Benimaclet buscamos siempre saber lo que quieren los vecinos. ¿Qué prioridades hay? ¿Qué es lo que habría que hacer y no hemos hecho? ¿Cómo es Benimaclet hoy día? ¿Qué hay que defender y qué habría que intentar cambiar?

Durante los primeros tiempos del movimiento vecinal resultaba obvio qué era lo que apremiaba en los barrios porque las carencias eran muchas: escuelas, salud, transportes… Todavía faltan muchos servicios, y hay ruidos, peligros de tráfico, contaminación y otras molestias. Pero el nivel de vida ha mejorado y tenemos nuevas necesidades, sobre las que pueden variar las opiniones dentro de un barrio.

Para recoger opiniones sobre estas cuestiones en Benimaclet, hicimos esta primavera pasada una encuesta. Obtuvimos 157 respuestas, lo cual no constituye un muestreo estadístico pero sí son suficientes para un análisis cualitativo. 88 son de mujeres, 69 de hombres; son de todas las edades; sólo 14 no son de nacionalidad española. El conjunto sirve para ampliar nuestro conocimiento más allá de los círculos de amistades con quienes comentamos los asuntos del barrio por regla general.

Los resultados se han presentado en forma resumida en la revista Benimaclet, en el número 35, diciembre 2009. Aquí los presentamos en una versión más extensa.

Quien quiera saber los números exactos de las respuestas puede mirar en el documento ENCUESTA DE BENIMACLET · Resultados en números, (separados en dos grupos de edad). Allí también se encuentran los datos acerca de las personas que han contestado: edades, nacionalidades, etc. Los dos textos se complementan.

RESULTADOS

Datos personales

Lo más importante es notar que aunque la selección de personas encuestadas se ha hecho bastante al azar, la mezcla es buena. Han contestado más mujeres que hombres, pero la diferencia no es grande. Entre los adultos han contestado principalmente gente en las edades más activas, de 30 a 60 años. Casi todos viven en Benimaclet y una gran mayoría desde hace mucho tiempo, lo mismo pasa en el grupo joven.

La razón de separar el análisis en dos grupos por edad es que las personas jóvenes que han contestado son muy jóvenes, la mayoría 13–14 años, son la mitad de los encuestados y tienen algunas opiniones que se diferencian claramente de las de los adultos.

Un detalle interesante es la definición del barrio. Los adultos contestan sin más a la pregunta si viven en Benimaclet o no y en qué zona. Para los jóvenes parece ser una pregunta más complicada. Casi todos viven en Benimaclet, sólo cuatro dicen que no. Pero de éstos, dos han señalado una zona de todos modos. En los dos casos se trata de Guardia Civil. ¿Será que viven allí y no les parece Benimaclet? ¿O será, como señalan un par de otros jóvenes, que tienen dos casas por estar los padres separados? Una persona (adulta pero también bastante joven) ha apuntado ”esto no es Beni” a Guardia Civil y también Entre Emilio Baró y Alfahuir. Además gran parte de la gente joven no se contenta con poner una cruz a una de las zonas mencionadas en el cuestionario, sino añade especificaciones, o ponen la cruz en ”otra zona” aunque la calle que luego se menciona se encuentra claramente en una de las zonas dadas como alternativas.

¿Será que el barrio resulta menos nítido para la generación joven? ¿Y que las zonas dentro de él significan aun menos para ellos?

Pregunta 1. ¿Por qué vives en Benimaclet?

La respuesta más corriente, con diferencia, es sencillamente ”porque me gusta” o frases similares. También abundan frases que indican raíces e integración social, como haber nacido en Benimaclet, haber vivido siempre allí o tener la familia allí, que hay gente buena o buen ambiente, que el barrio tiene todavía algo de pueblo o es un barrio con vida de barrio. En este apartado debemos también incluir los comentarios de que ”nos conocemos todos” o ”tengo casi todos mis amigos allí”.

Hay también ventajas más materiales, como la tranquilidad, los transportes públicos o que el barrio está bien comunicado con el centro, con el trabajo, con el instituto, con la playa o en general.

Todas estas ventajas, que se mencionan como razón de vivir en el barrio, vuelven a aparecer en la pregunta siguiente, como aspectos buenos del barrio. Eso es lógico, si se piensa que la gente suele elegir lugar de vivir por criterios racionales. En realidad eso no es el caso siempre, aunque sólo tres personas dicen vivir en el barrio por azar o casualidad y una mujer ha venido porque su marido era de Benimaclet. Nadie dice por ejemplo que no ha encontrado nada mejor o que ha tenido que elegir un piso barato aunque el barrio no era de su gusto. Así que habrá que concluir que realmente, por lo general, nuestros informantes aprecian su barrio.Y esto se vuelve a ver en las respuestas a las preguntas 3 a y b.

Algunos ejemplos ilustrativos de comentarios:

  • Es una zona tranquila, cercana al centro y, cuando vine, los precios de la vivienda, asequibles.
  • Mi familia vivia aquí y yo continué aquí, en este barrio tengo la mayor parte de amistades y familiares.
  • Porque es un barrio muy cercano al centro de Valencia, pero que además tiene un ambiente de pequeño pueblo dentro de la ciudad.
  • Porque es un barrio que se me hace cómodo por el metro y los comercios, y porque se vive bien, es un barrio tranquilo.
  • El mejor barrio de Europa.
  • Porque es el barrio donde ya vivía mi familia y nunca se me ha pasado por la cabeza cambiar. Me gusta mucho vivir aquí, es un barrio muy agradable. Nos conocemos todos.
  • Porque es el barrio donde nací, es como un pequeño pueblo donde todos nos conocemos, es un barrio de clase media ”currantes” y día a día se está bien. Hay buena convivencia. Los policías perturban esta paz poniendo multas a diestro y siniestro.

Una persona dice que el barrio es entrañable, y esa palabra bien puede servir como resumen de las opiniones de los adultos.

Una aplastante mayoría de los jóvenes dicen que la razón tiene que ver con su familia: que la familia es de allí de siempre, que los padres tomaron esa decisión, que ”mi padre lo quería” o ”mi madre compró un piso aquí.” Es lógico, al no tener edad de haber tomado la decisión ellos.

Comentarios típicos:

  • Perque els meus pares viuen alli de sempre.
  • Porque sí.

Unos pocos comentarios indican participación en la decisión familiar:

  • Voliem viure al nord de Valencia.
  • També vivim en aquesta zona perque no ens agradens els cotxes ni el soroll i on visc no ha ha quasi.

Por lo demás sus respuestas se parecen a las de los adultos.

Pregunta 2. ¿Cómo valorarías este barrio? (4 alternativas)

Tanto adultos como jóvenes confirman su buena opinión del barrio. Más de la mitad (81) piensan que es uno de los mejores de Valencia. Otros 64 dicen que está bien. Sólo una minoría minúscula de 13 personas dicen que regular y nadie señala la alternativa fatal.

Pregunta 3 a: ¿Qué es lo mejor que tiene el barrio?

Muchas respuestas con muchas sugerencias. Parece ser una pregunta que ha inspirado.

El tema que gana son las comunicaciones o el transporte público, mencionadas en casi la tercera parte de las respuestas, pero le sigue de cerca el tema de la gente, que se considera simpática, variada, joven, etc. Más o menos por el mismo camino andan las menciones del ambiente bueno del barrio, que es familiar o alegre, y que hay buena convivencia entre generaciones o entre personas de distintas culturas. También los comercios sacan muchos votos y se describen como variados, artesanales o sencillamente buenos.

Vuelve a aparecer la tranquilidad, la vida de barrio y el aire de pueblo. Dos personas más dicen que les gusta porque es un barrio con solera o consolidado. Posiblemente todos estos comentarios se refieren a lo mismo, una sensación de pertenencia y seguridad.

El barrio está bien situado. Se menciona la cercanía al centro, al mar o la playa. La huerta saca también unos cuantos votos, aunque con reservas, como ”lo poquito que queda”.

El centro histórico es apreciado, y se dice también que hay casas o calles bonitas sin especificar dónde. Parece que el aspecto estético del barrio es importante, aunque menos que el aspecto social.

Algunas personas piensan que lo mejor del barrio es la oferta de ocio, la oferta educativa, la oferta de servicios o los parques. Estas opiniones se desmarcan de la mayoría, como veremos en las respuestas a la pregunta 5.

Las respuestas del grupo joven se parecen en parte bastante a las del grupo de mayores. Se insiste que lo mejor del barrio es su gente o el buen ambiente o las amistades o que todo el mundo se conoce. También hay menciones de la tranquilidad, las buenas comunicaciones y las fiestas. Pero sólo tres jóvenes comparan el barrio con un pueblo, tal vez por falta de experiencia de la vida rural.

En cambio más jóvenes que mayores aprecian los parques o zonas verdes. Se adivina entre renglones que los parques funcionan como lugares de reunión para la juventud. Sus intereses se notan además en las varias referencias a los colegios o su instituto y las instalaciones deportivas. Y más todavía se nota en las menciones de lugares específicos, a veces con la explicación de que sirven de reunión, a veces dándolo a entender sin decirlo claramente. Por ejemplo ”lugares” en general, la plaza, las gasolineras.

Pero a pesar de que la pregunta trataba de lo positivo, surgen cosas negativas también, y aquí empezamos a ver una diferencia de experiencias respecto al mundo adulto, que veremos confirmada en otros apartados. Hay chicas y chicos que piensan que no hay nada o muy poco bueno en el barrio. Una persona piensa que lo mejor es la policía. Y entre quienes mencionan ”la gente” como lo mejor, algunos dan a entender que hay gente buena y gente mala.

Incluso hay toques de racismo, cuando especifican que la gente buena son ”los españoles”, o cuando exceptúan ”algunos gitanos”.

Pregunta 3 b ¿Y lo peor?

Las respuestas a esta pregunta son algo más escuetas que las positivas, pero también muchas y muy variadas.

La queja principal es clara: faltan aparcamientos. Muchas personas también mencionan la falta de servicios de todo tipo. Además de los evidentes (centro de salud, casa de cultura, colegios, etc.), se destacan la falta de parques o zonas verdes, la desordenación urbana, solares deteriorados o inutilizados, casas o calles en mal estado. Podría parecer sorprendente que sólo dos personas se quejan de la desaparición de la huerta, e igualmente sólo dos de la construcción masiva en la periferia del barrio, pero estos temas aparecen más contundentes en otras preguntas. Será que hay una opinión crítica respecto a ellos aunque no se consideren lo peor de todo.

Muchas personas, tanto jóvenes como adultas, se quejan de calles o aceras sucias, y muchas de ellas añaden que lo que les molesta especialmente son las cacas de los perros, ”y las personas que no las recogen”.

Otras molestias son los ruidos, los malos olores del alcantarrillado o de los abonos del campo, el gamberrismo, gente que destroza cosas, que es conservadora o racista, que no cuida el barrio, etc. El tejido social es atomizado, resume una respuesta. Tres personas se irritan tanto con las autoridades, la policía o el ayuntamiento que los consideran lo peor del barrio.

En cuanto al tráfico, cinco personas lo mencionan como lo peor del barrio, encontrándolo poco fluido, mal organizado o sencillamente demasiado. Se protesta contra los coches que invaden las zonas peatonales.

Hay una voz positiva incluso en esta pregunta: ”Nada”.

Esto en cuanto al grupo mayor. En el grupo joven vuelven a aparecer como lo peor del barrio algunas de las cosas que se consideraban de lo mejor en la pregunta anterior. Son otras personas que lo dicen, generalmente, pero no es contradictorio aunque lo diga una misma. Por ejemplo, una persona puede pensar que lo mejor del barrio es su gente, pero a la vez quejarse de algunas personas o tendencias; una persona puede pensar que lo mejor del barrio es su instituto pero a la vez opinar que lo peor del barrio es que los colegios e institutos están en malas condiciones.

La dificultad de interpretar la respuesta ”gente” se presenta aquí aguda. Es la respuesta más corriente. Varios chicos y chicas especifican que se trata de gente de otro barrio o gente ”de otro tipo”. Esto de por sí no tendría por qué indicar prejuicios contra algunas categorías sociales, pero cabe la posibilidad que sea así en vista de que varias respuestas más sí dicen directamente que lo peor del barrio son ”los inmigrantes” o ”los panchitos”. Evidentemente es lícito para muchos jóvenes expresar prejuicios étnicos directamente, y hay que preguntarse cuánto de lo mismo se esconde en expresiones menos directas.

  • El pitjor es les gentoles que hi ha per ahí. Que no fan mes que maretjar.
  • Cosas que pasan por gente de otro tipo y cosas de esas.

En total es casi una tercera parte del grupo joven que dice ver ”la gente” como lo peor del barrio, de una forma u otra. Si consideramos este hecho junto con las bastantes menciones de criminalidad o violencia, surge una imagen de un lugar que para la juventud es todo menos entrañable.

Sin embargo también hay bastantes jóvenes que piensan que no hay nada malo en el barrio.

  • Res. Té conflictes i aixó, pero supose que pasa en tots els llocs, no?

Entre otras cosas que se destacan como lo peor hay muchas quejas de los colegios, especialmente por su mal estado material. Lógicamente muchos chicos y chicas señalan también las deficientes oportunidades de ocio.

Los temas urbanos, que eran importantes para el grupo mayor, no son corrientes entre los jóvenes. Una persona dice que muchas viviendas están en mal estado, una persona menciona el tráfico, una dice que faltan espacios verdes, una que la plaza se debería arreglar, dos que hay demasiados descampados. Una persona dice que lo peor del barrio son las zonas marginales. La iglesia es destacada en una respuesta – ¿querría quitarla o mejorarla?

Pregunta 4a. ¿Qué piensas de la oferta comercial en Benimaclet? (3 alternativas)

La oferta comercial no es un problema de gran interés para quienes viven en el barrio. Los dos grupos de edad se inclinan mayoritariamente por la alternativa ”suficiente” y son también casi tantos los jóvenes como los adultos quienes escogen ”más que suficiente.” Pero mientras sólo dos mayores piensan que la oferta es insuficiente, lo piensan trece jóvenes. La explicación está en la siguiente pregunta.

Pregunta 4 b. Si has marcado insuficiente, ¿puedes decirnos qué encuentras a faltar?

Nada menos que veinte jóvenes han contestado la pregunta 4b, y sólo siete adultos. Lo que mucha gente joven echa en falta es un centro comercial grande, lo cual contrasta fuertemente con la preferencia de los adultos por los comercios pequeños. Ahora bien, podemos suponer que no es exactamente el tipo de tienda de un centro comercial lo que se desea sino el centro como lugar de reunión. Nadie lo dice, pero de hecho es como mucha gente joven utiliza las superficies semi-públicas de este tipo. En muchas de las respuestas se nota un deseo amplio, sin especificar. Quieren ”un pedazo de centro comercial que no veas”. O videojuegos, cíber, McDonalds, cine, un Corte Inglés… Seguramente sentirían menos necesidad de un centro comercial si hubiese más actividades de ocio y lugares de reunión para la juventud, especialmente para la franja más joven.

Pero también hay quien desea otro tipo de tienda que lo que ahora ofrece el barrio. Sobre todo de ropa:

  • No me mola la ropa.
  • Les tendes de roba, que la roba es molt garrula.
  • Roba de marca!!

Mejores tiendas de deportes piden un par de respuestas. Alguna persona piensa en la comodidad de tenerlo todo concentrado, y no como ahora: ”Que si vols cap cosa tens que anar d´un lloc a un altre, i en cada tenda no hi ha massa varietat.”

Pregunta 5. ¿Qué tipo de servicios faltan? (sanitarios, educativos, culturales, de ocio etc.)

Muchas personas se han limitado aquí a mencionar una o varias de las alternativas que se ofrecían en la pregunta, incluso algunas han dicho sencillamente ”todos ellos” o han subrayado una o varias de las alternativas.

Es interesante es constatar que lo que más echa en falta la gente es un nuevo centro de salud y mejor oferta cultural.

En el grupo mayor, más que la mitad mencionan o subrayan servicios sanitarios, y muchas de estas personas aclaran que es urgente porque el que hay se ha quedado muy pequeño para la cantidad de habitantes que tiene ya el barrio.

Hay quienes también quisieran tener un ambulatorio o centro de especialistas, y un optimista pide un hospital.

A los jóvenes en cambio les interesan lógicamente menos los servicios sanitarios y mucho más los de ocio y deportes.

La cultura es importante para todos y saca casi tantos votos como el centro de salud. En los dos grupos de edad por igual se dice que falta un centro de cultura, casa de cultura, más oferta cultural, un auditorio, cine o teatro, una biblioteca… Aquí hay un deseo colectivo fuerte.

Menos voces, pero también bastantes, piden mejoras en los colegios e institutos. Dos personas hacen ver que faltan colegios de 0 a 3 años.

Lo que no se ofreció como ejemplo pero que parece ser una necesidad sentida es algo para la tercera edad: un centro de día, o un local para jubilados, o una residencia piden varios adultos.

Unos cuantos jóvenes piensan que no falta nada, opinión no compartida por ningún adulto.

  • En mi opinión creo que nada, que mi familia y yo utilicemos hay de todo.

Pero la imagen general que surge es que los vecinos de Benimaclet no están en absoluto satisfechos con la oferta no-comercial. Faltan todo tipo de servicios de consumo colectivo.

Pregunta 6: ¿Qué piensas del tráfico del barrio?

El tráfico es un problema, pero tal vez no el principal. Mucha gente, sobre todo la joven, opina que es normal, que vale, que está bien, que no hay mucho tráfico, o por lo menos no en su zona.

Pero los problemas para los peatones salen en varias respuestas. Que los coches invaden las aceras y las calles peatonales, que el centro histórico debería liberarse de coches, etc.

Y la mayoría, sobre todo entre las personas adultas, encuentra el tráfico malo: denso, tremendo, peligroso, excesivo, caos, ruidos de motos, mal regulado, pocas entradas al barrio, congestionado – e incluso ”imposible de soportar” o ”peor no puede estar.”

En los dos grupos se vuelve a insistir en la falta de aparcamientos, y ya que los jóvenes no tienen edad de conducir, se adivinan detrás de ellos las voces irritadas de sus familiares.

Pregunta 7. ¿Ha cambiado mucho el barrio en los últimos…

7a. 5 años? 7b. 10 años. 7c. 15 años.

Aquí las respuestas del grupo joven son difíciles de interpretar, seguramente porque hay menos perspectiva en el tiempo, y muchas respuestas declaran honradamente que no saben o no ponen nada.

Los adultos están bastante de acuerdo en que ha habido mucho cambio y se inclinan a pensar que ha tenido lugar principalmente hace tiempo: los más escogen la alternativa de 15 años, pero es frecuente decir también que ha habido mucho cambio en 10 ó 5 años.

La combinación más corriente es: poco – mucho – mucho; es decir, se piensa que ha habido poco cambio durante los últimos cinco años, pero mucho cambio antes de eso y durante una época larga.

Pregunta 7 d. Si ha cambiado ¿de qué manera lo ha hecho?

¿Qué clase de cambio es lo que ven, pues? Las opiniones varían. Son aproximadamente el mismo número que piensan que ha mejorado como que ha empeorado. Como ejemplos de mejoras se mencionan principalmente cosas de urbanismo: calles peatonales, el tranvía, más parques, casas rehabilitadas. Lo que empeora es sobre todo la huerta, el tráfico, los aparcamientos y la oferta de servicios.

Algunas personas mencionan lugares concretos donde piensan que ha habido cambio, sin valorar si es positivo o negativo, por ejemplo el centro histórico o la zona de Alfahuir. Muchos mencionan la construcción masiva o las muchas nuevas fincas.

El aspecto social también se tiene en cuenta. Algunas personas opinan que hay menos ambiente ahora que antes, mientras que otras señalan que hay más locales de ocio, restaurantes o comercios. Esto no es contradictorio, como puede parecer a primera vista. Será que quienes echan de menos un ambiente se refieren menos al ocio y más a la integración social que había cuando predominaba la población autóctona, es decir antes de los años 1970.

Son varias las respuestas que contienen alguna referencia a la llegada de gente nueva, y aunque casi nadie enel grupo de mayores se atreve a mostrar malestar, sí que se nota ambivalencia. Se dice, presumiblemente en plan positivo, que las personas recién llegadas son de una nueva clase social, o que ahora hay gente más variada o de distintas culturas o sencillamente que hay más gente que antes. En tono presumiblemente negativo, otros dicen que hay más inmigrantes.

Se puede suponer que esto les parece negativo a las personas adultas que lo mencionan, ya que muchos chicos y chicas no se cortan en absoluto al dejar ver sus opiniones negativas. Lo vimos sobre todo en la pregunta 3b. En ésta se nota un malestar general. Se quejan de las mismas cosas que los mayores, como la desaparición de la huerta y la falta de parques, pero además mencionan de nuevo las drogas y las peleas. Una persona dice que ha cambiado ”drásticamente” la criminalidad. Hablan de inmigrantes, vagabundos, gente mala, ladrones, etc. de forma que parece que lo ven todo como un mismo problema.

Por con todo, sorprendentemente, hay más jóvenes que adultos que piensan que el barrio ha cambiado principalmente a mejor. Cuando se dan ejemplos, son parecidos en los dos grupos: más parques, más moderno todo, mejor urbanizado.

Pregunta 8. ¿Sabes lo que es una asociación de vecinos?

Casi todas las personas adultas, 74, dicen que sí saben. En el grupo joven casi tantas dicen que sí, 65, más dos que matizan ”más o menos”.

Pregunta 9. ¿Conoces la Asociación de Vecinos de Benimaclet? (5 alternativas)

Aquí gana la alternativa ”poco”, aunque en el grupo de mayor edad seguida de cerca de ”bastante”. Sorprende que muy poca gente dice que saben mucho de la asociación, ni siquiera lo dicen todos los que son socios. ¿Cómo es que tanta gente dice saber lo que es una asociación de vecinos aunque sabe poco de la que tienen a mano?

Si se repite la encuesta, deberíamos añadir alguna pregunta que captara mejor lo que sabe la gente realmente del movimiento vecinal y de los fines de una asociación de vecinos.

Pregunta 10. ¿Qué reivindicación o actividad, de las que conoces que ha llevado a cabo la Asociación en sus 35 años de historia, destacarías más?

Las y los jóvenes tienen poco conocimiento de la asociación de vecinos. Bastantes intentan contestar esta pregunta de todos modos, pero la mitad sólo para decir que no saben, y muchos aprovechan para reírse de la encuesta, hacer dibujitos, tomar el pelo al compañero, etc.

Un ejemplo intermedio: – Pues que fa moltes coses pel barri que regalen caramels.

Es lógico que gente tan joven no sepa ni se interese por la vida asociativa del mundo adulto. Y es igualmente lógico que si mencionan algo es principalmente las fiestas, especialmente carnavales. Unos pocos dicen haber participado en el rally literario. Votos sueltos van para la donación de sangre, el maratón, el ordenamiento de los comercios y la defensa del valenciano. Una persona dice que su madre es de la asociación y está en todo.

Dos jóvenes dicen que la asociación no hace nada o casi nada por los vecinos. Hay que preguntarse si eso es lo que han oído en sus casas o de dónde sacan esa opinión.

Entre las y los adultos, en cambio, hay bastante conocimiento, más de lo que era de esperar en vista de que son pocas las personas asociadas.

La lucha ahora por un nuevo centro de salud o antes por el que ahora tenemos es muy conocida. Pero las luchas por la oferta educativa más todavía; hay varias menciones del colegio Padre Catalá, de los institutos, y de servicios educativos en general.

El tema del trenet sigue vivo en la memoria, aunque bajo distintos nombres: la eliminación de las vías, las luchas por el trenet, la solución del tranvia.

Otros temas que salen son las fiestas, el ocio o la cultura, la reivindicación de centros de tercera edad y unos cuantos más.

Diez personas dicen que la asociación se ”preocupa por lo público” o lucha por el barrio o frases por el estilo que muestran una comprensión de la ideología del movimiento vecinal.

Desde la asociación siempre deseamos, por supuesto, que nuestro trabajo sea más conocido, pero el resultado no está mal. A grandes rasgos se corresponden las respuestas a lo que realmente hemos hecho. Todo lo que hacemos de seguimientos, reuniones, cartas, etc. no se puede pedir que se conozca por los que no participan en estas tareas.

Algunas personas sí que demuestran un entendimiento más allá de lo evidente. Por ejemplo:

  • La mediación entre los/las ciudadanas del barrio y las Administraciones públicas, transmitiendo y también reivindicando mejoras para el barrio. Ha hecho un gran servicio.
  • Siempre ha estado al pie del cañón. Otra cosa es el caso que hace el Ayto. a sus reivindicaciones.

Pregunta 11. ¿Qué reivindicación o actividad piensas que no ha llevado a cabo la Asociación y piensas que debería hacerlo?

Con esta pregunta sólo se han animado aproximadamente la mitad de los encuestados y muchos sólo para decir que no saben.

Entre las respuestas de jóvenes sólo hay unas 15 con contenido serio. Entre las sugerencias vemos una preocupación por los descampados, y deseos de más piscinas, un día de la paz, más fiestas, más policías, renovación de colegios públicos e institutos, centros culturales, eliminación de ”antenes que produixen cancer”, fútbol y balonmano, y ”la unión entre comercios del barrio.” También sencillamente ”ajudar al barri”.

Y una voz alegre: – Ninguna, l´associacio de veins és la millor.

Siete personas adultas subrayan que la asociación debería luchar más y/o captar más socios para poder ser más eficaz. Tanto aquí como en relación con la pregunta anterior, hay quien destaca también que la información sobre las actividades no llega a los vecinos. Posiblemente ésta sea la crítica más importante que sale de la encuesta y que debe tener en cuenta la asociación.

Las demás sugerencias son más concretas y traslucen los intereses variados del vecindario. El centro cultural es un deseo importante, y se vuelve a insistir aquí que el auditorio Arena podría hacer un gran servicio al barrio.

Por supuesto vuelven a aparecer los aparcamientos.

Muchas sugerencias tratan de temas que estamos trabajando: mejorar la escuela pública, conseguir otro centro de salud, fomentar más el deporte.

Una persona contesta ”ninguna” – hay que preguntarse si significa que le parece que todo está perfecto en el barrio, o que la asociacion ya hace todo lo necesario, o que la asociación no debe hacer nada porque no sirve de nada o es contraproducente.

Una persona dice que confía en el buen criterio de la asociación. Y otra hace una sugerencia amplia:

  • Moltissimes, ja se que el consistori no colabora pero aquest es un barri critic peró fa falta que es moga por algu. Hi ha molt de comerc, ahi es on la gent va tots els dies i on es pot fer clima de barri, i apropar l´associacio als veins i moure a la gent que estem quedant-se sense res al barri.

Pregunta 12. ¿Eres socio/a?

Curiosamente, siete jóvenes dicen que sí. Hay que suponer que se refieren a sus madres o padres. Entre los adultos hay trece socios. La gran mayoría de los informantes no son socios, por lo tanto, lo cual podemos lamentar, ya que queremos que sean socios todos los vecinos del barrio, pero para los fines de la encuesta es una ventaja. Las respuestas no reflejan sólo los puntos de vista de quienes son de la Asociación sino de todos los vecinos y vecinas.

Pregunta 13. ¿Sabes cómo hacerte?

Hay jóvenes que dicen saberlo, pero la gran mayoría no, como es lógico. Aproximadamente la mitad del grupo adulto dice que sí. No parece haber aquí un gran problema de información.

Pregunta 14. ¿Conoces la revista BENIMACLET que edita la Asociación?

Entre chicos y chicas sólo quince dicen que sí. Entre los mayores, en cambio, la conocen más de dos terceras partes. Concluímos que se distribuye bien.

Comentarios

Casi la tercera parte de los informantes han añadido un comentario. Sin embargo, muchos de éstos sólo se refieren a la revista; no quedaría claro en el cuestionario que se podría añadir cualquier tipo de comentario.

Sobre la revista se dice principalmente que es buena. Que toca temas interesantes para el barrio, que informa sobre las actividades de la asociación, etc. Una persona sugiere que se abra más a los socios y que por ejemplo tenga un apartado de ”quejas”, que seguramente atraería más voces. La conclusión para la redacción es que, aunque la revista siempre invita a cualquiera que lo desée a escribir en ella, se podría hacer esa invitación más clara.

Sobre el trabajo de la asociación en general, los comentarios son calurosos y apreciativos. Tres personas concluyen que deberían asociarse. Varias personas expresan agradecimiento y felicitan a la asociación. Por ejemplo:

  • Es una gran asociación. Su labor no tiene precio.
  • Felicito a la asociación por continuar trabajando por los demás, aunque pienso que en general los vecinos no valoran ni participan en dicha asociación.

Las voces negativas no faltan, pero son pocas. Una persona quiere saber cómo se gastan los 22 euros. Otra llega a responsabilizar a la asociación por las carencias del barrio:

  • Se preocupan más por la política que por las faltas que tenemos en nuestro barrio. Cualquier barrio tiene mejores condiciones de vida que nuestro barrio. Por qué lo consiguen otros y nosotros no, algo falla.

Hay que preguntarse qué entiende esta persona por ”política” y qué conocimiento tiene de cómo trabaja la asociación. Pero si hay más habitantes del barrio que tienen esta imagen de la asociación, es preocupante, por errónea que sea.

La gente joven ha puesto casi tantos comentarios como la gente adulta. Pero se ve que ya al final del cuestionario muchos no han podido resistir la tentación de reírse un poco.

  • Patata, okey, azul, supercalifragilisticoespialdoso.
  • Es muy sexy ¡¡viva el alcohol!!

Quienes no se limitan a bromas, insisten en los deseos de más policías, los lamentos de la desaparición de la huerta o la suciedad de las calles, la falta de actividades deportivas, y que habría que echar a los inmigrantes. Unos pocos repiten que el barrio les gusta mucho, y uno dice que hay que mejorarlo con urgencia.

Cuatro comentarios tratan de la encuesta como tal. Uno dice que ha estado bien. Otro sugiere que se podrían hacer visitas a los institutos para dar información y recoger opiniones. Dos son negativos o sarcásticos.

Además, muchos jóvenes han añadido comentarios cortos en otros sitios del cuestionario. Por ejemplo a la pregunta si saben qué es una asociación de vecinos, un par de personas matizan ”más o menos”. Y ver arriba acerca de las complicaciones que han visto en la definición el barrio.

CONCLUSIONES

Benimaclet sigue siendo un barrio con ambiente de barrio. Mucha gente reside allí toda la vida y conoce por lo tanto a sus vecinas y vecinos. Sienten arraigado, están rodeados de familiares y amigos, subrayan que han nacido allí o que han ido al colegio allí. La mayoría de quienes han llegado en edad adulta usan también frases que denotan pertenencia, incluso cariño. La palabra clave es entrañable.

La sensación de pertenencia y de algo pequeño y familiar se nota también en la opinión corriente que Benimaclet es como un pueblo o tiene aire de pueblo. Es evidente que en realidad todo el mundo no se puede conocer en un barrio que hoy día tiene 30.000 habitantes, pero precisamente por eso hay que tomar en serio el hecho que la gente lo dice a menudo. Esta sensación, falsa en un sentido literal pero seguramente auténtica como vivencia, es un valor importante, un tesoro social que tiene Benimaclet y que quienes vivimos aquí debemos salvaguardar.

Pero así como el aspecto social es destacado, el aspecto estético se olvida. La apreciación de la belleza del barrio aparece en pocas respuestas. Las personas que la mencionan se refieren principalmente al centro histórico o a las casa bajas. Si se mencionan las periferias nuevas, es generalmente en plan negativo. Pero una crítica política o estética de la construcción de los años 1970 brilla por su total ausencia.

Es posible apreciar a Benimaclet por razones más materiales también. Las respuestas abundan en comentarios acerca de lo bien situado que está el barrio y de los buenos transportes públicos y la amplia oferta comercial que tiene.

Sin embargo mucha gente joven tiene otra perspectiva. Les parece que hay peligro en las calles y que en el barrio hay mucha gente desagradable. Como muchos han contestado en plan guasa, y no siempre se puede saber lo que va en serio y o lo que no, hay que interpretar las encuestas hechas en los institutos con precaución. Pero indudablemente hay incomodidad. Esto es serio, entre otras cosas porque los sociólogos suelen considerar que por regla general la gente joven siente más arraigo a su barrio que los adultos en las grandes ciudades del mundo occidental. Hacen más vida de barrio que la gente adulta, porque tienen menos dinero para moverse fuera de él, y por lo tanto tienden a amar lo que mejor conocen, su entorno más próximo. Pero en Benimaclet vemos que esto no es una ley natural. Por lo tanto no podemos concluir que la sensación de peligro es cosa de la juventud y que pasará con el tiempo, sino deberíamos estudiar esta cuestión e intentar prevenir problemas futuros.

En general, sin embargo, el aspecto social es positivo en cuanto a la gente y en cuanto a lo personal. No así en cuanto a equipamientos y servicios. Las respuestas abundan en quejas de la falta de servicios médicos, sociales, de ocio y culturales, y eso no sólo en la pregunta que explícitamente preguntaba por este tipo de servicios sino también en comentarios sobre lo peor del barrio o sobre las reivindicaciones que debería llevar a cabo la asociación de vecinos.

Podríamos concluir que en Benimaclet, como en toda España, el nivel del consumo individual va muy por delante del nivel de vida en lo que se refiere al consumo colectivo, y también que por regla generalla gente está contenta con el ambiente del barrio pero no con los servicios públicos.

La oferta comercial es positivamente valorada por la gran mayoría de los adultos, pero al parecer no se dirige a la juventud, que quiere otro tipo de ropa, otra clase de tiendas de deporte, etc. y sobre todo lugares donde se puedan reunir sin planificación previa, tal como puede funcionar un centro comercial.

Claramente, la perspectiva y las opiniones sobre el barrio es diferente para mayores y jóvenes. Los jóvenes idealizan menos y encuentran más violencia (aunque les molesta menos el tráfico). Los prejuicios contra personas de distinta nacionalidad son más evidentes, sea porque hay más o sea porque los jóvenes no han aprendido a ocultar opiniones socialmente inaceptables.

Las personas jóvenes no han tomado por sí mismos la decisión de vivir en Benimaclet, pero eso no les impide tener opiniones sobre lo que tiene el barrio de bueno y malo, y no se diferencian mucho de los adultos en cuanto a lo que aprecian. La diferencia más evidente tiene que ver con la vida que hacen: usan menos los transportes públicos y más los lugares públicos, por lo tanto critican más la falta de parques. En cuanto a servicios colectivos, saben más de colegios e institutos, necesitan menos los servicios sanitarios, y tienen deseos más fuertes de oportunidades para el ocio.

NOTA DE METODO

Tiene razón la chica que sugiere que la asociación de vecinos haga visitas a los institutos para recabar opiniones. Si queremos saber lo que piensa la juventud, seguramente unas charlas en persona sería un método más fiable que la encuesta.

Ahora bien, al repartir la encuesta en los institutos no era ésa la idea, sino que queríamos que los alumnos hicieran entrevistas a sus padres o a gente en la calle, como un ejercicio de ciudadanía para ellos y como una forma para la asociación de obtener más respuestas. Por falta de tiempo, sin embargo, el profesor hizo a los alumnos rellenar los cuestionarios ellos mismos. Sus respuestas no sirven mucho para orientar el trabajo de la asociación, pero desde un punto de vista sociológico o antropológico sí que es muy interesante la perspectiva que dan y el contraste de experiencias entre jóvenes y adultos.

Dicho esto con la reserva de que es imposible saber el grado de sinceridad de las respuestas de estas personas en edad de tener muchas ganas de reírse del mundo adulto.

En cuanto al género, no hemos profundizado el análisis cualitativo, ya que a juzgar por las respuestas a las preguntas con alternativas, que sí hemos comparado, no hay diferencias interesantes entre mujeres y hombres en las opiniones que suscita la encuesta.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos muy sinceramente a todas las personas que han arrimado el hombro para que esta encuesta se pudiese llevar a cabo, especialmente al profesor de ciencias sociales y a las y los comerciantes que ayudaron a distribuir y recoger cuestionarios, y sobre todo a las 157 personas que generosamente nos ofrecieron sus opiniones.

La coordinación de la encuesta y redacción del documento es obra de Marie Thuren, vecina de Benimaclet y miembro de la Junta Directiva.

Versión para descargar
Versión breve para descargar
A %d blogueros les gusta esto: