LA AVV DE BENIMACLET RESPONDE A METROVACESA

Desde que el pasado miércoles día 8 nuestro alcalde Joan Ribó informara a los medios de comunicación de que acababa de reunirse con Metrovacesa para transmitirle que el Ayuntamiento no aceptaba su proyecto para Benimaclet han aparecido de manera profusa en dichos medios una serie de reportajes y referencias al tema, declaraciones de parte y referencias explicitas a esta AVV. Por ello nos vemos obligados a emitir este comunicado.

En primer lugar, queremos reiterar nuestro agradecimiento al alcalde por el interés y respeto con que está escuchando nuestras razones. También queremos aprovechar la ocasión para hacer extensivo nuestro reconocimiento al grupo municipal de Ciudadanos, que ha acogido nuestro proyecto igualmente con simpatía y ha manifestado que ahora es el momento de que el Ayuntamiento haga números para comprobar hasta qué punto es realizable lo que pedimos.

Lo único que ha hecho el alcalde, y lo ha hecho en uso de sus legítimas atribuciones, ha sido comunicar a Metrovacesa que no le gusta su proyecto de PAI, es decir, la forma en que pretende urbanizar ese sector del barrio; en consecuencia, queda paralizado a la espera de que presenten otro proyecto que respete la huerta y sea consensuado con los vecinos y el mismo Ayuntamiento, incluyendo su socio de gobierno socialista y responsable del urbanismo municipal. De las manifestaciones del alcalde se deduce sin lugar a dudas que, en principio, no descarta que el nuevo proyecto de PAI acabe siendo ejecutado por la misma Metrovacesa. Esto es todo. Por tanto no entendemos el revuelo que, con Metrovacesa a la cabeza, se ha armado contra un alcalde que, de momento, no ha hecho más que decir que hay que tener en cuenta la opinión de los ciudadanos y actuar en consecuencia.

En segundo lugar, debemos denunciar, por inciertas e insidiosas, algunas de las declaraciones hechas por Metrovacesa, que está intentando confundir a la opinión pública desde hace meses. La argumentación de que “La paralización y bloqueo de este proyecto conllevaría una significativa pérdida de oportunidad para la dinamización económica del barrio de Benimaclet y para la ciudad de Valencia en términos de inversión, rehabilitación y generación de puestos de trabajo, especialmente necesarios en una coyuntura económica y social como la actual”, es contraria a todas las tendencias actuales en clave de crecimiento sostenible. La construcción hace tiempo que dejó de ser el motor de la economía.

En cuanto al “elevado coste económico para la ciudad” que, según Metrovacesa, supondrían los cambios que se pretenden introducir en su proyecto, entra en una guerra de cifras sin justificar de dónde salen sus cálculos, ya que no coinciden con ninguno de los estudios existentes, del propio Ayuntamiento o de la Universitat de València. Estamos hablando de entre 14 y 16 millones de euros (Informe Boix, Ayuntamiento) frente a los más de 50 que dice haber estimado Metrovacesa.

Por último, y en lo que afecta a la propia AVV, es falso que el proyecto fuera consensuado con la misma y que responda a “las demandas de los vecinos”. El proyecto de “Benimaclet és Futur” defendido por la AVV, fruto de un proceso deliberativo impulsado desde la Concejalía de Participación y cuyos resultados fueron refrendados en su momento por el Pleno del Ayuntamiento, no recoge en absoluto la construcción de 1.345 viviendas.

Aunque el documento de Metrovacesa recoge algunas de las propuestas vecinales (como la no prolongación del viario y en especial de la Avenida de Valladolid), no tiene en cuenta dos premisas básicas que siempre ha defendido la AVV: que el espacio central del PAI debe dedicarse a recuperar la huerta y que debe producirse una reducción sustancial de la edificabilidad. Los vecinos no han cambiado de opinión. Lo que ha ocurrido es, sencillamente, que, de las propuestas vecinales, la promotora se ha quedado sólo con las que le interesaban.

Desde la AVV seguiremos trabajando por un proyecto sostenible, respetuoso con la huerta y acorde con las necesidades reales del vecindario de Benimaclet, que no pasan por la construcción de 1.345 nuevas viviendas en nuestro barrio.