1974-2014 – CUARENTA AÑOS

La ASSOCIACIÓ DE VEÏNES I VEÏNS DE BENIMACLET cumple CUARENTA AÑOS

Antonio Pérez Martínez
President Associació de Veïnes i Veïns de Benimaclet

La Associació de Veïnes i Veïns de Benimaclet dió a luz en el año 1974, después de un parto muy fuerte, eran los años del final de la dictadura y nacimos al calor del malestar continuo de los accidentes del trenet, las deficiencias de asfaltado y luces de las calles, falta de colegios, ambulatorios; todo estaba por hacer, eso es lo que deberían pensar todas las personas nostálgicas del franquismo, barrios dormitorios donde se apiñaban miles y miles de trabajadores que huían de la miseria a la busca de un mejor futuro para sus hijos y fue un camino duro, polvo en el verano y fango en el invierno, con la luz del sol por el día y la luna por la noche.

El movimiento vecinal tiene poca historia escrita, fuimos marginados de la narración de la transición a la democracia, los padres de la Constitución de 1978 se olvidaron de las asociaciones de vecinos. En el articulo 9 dice que los poderes públicos deben facilitar la participación de los ciudadanos en la vida política, económica, social y cultural, pero curiosamente, solo se utiliza una vez en todo el texto la palabra “vecino” y es en el artículo 140 donde recoge, que elegimos a los concejales por sufragio universal. Esa es la participación y el reconocimiento que nos merecemos en la Constitución de 1978.

Podemos afirmar que los movimientos sociales, entre ellos el vecinal, son agentes promotores principales de la construcción del Estado del Bienestar. Los años de la democracia son la mejor siembra de la Historia de España, y eso es lo que deberían pensar todas las personas que jalean que con su voto y con su dinero no están dispuestos a apoyar el sistema democrático vigente.

Ahora, negros nubarrones se ciernen sobre nuestra democracia, leyes represoras, pérdida de los derechos sociales que tanto costaron conseguir, ignorancia de la ciencia, deshumanidad con los más desfavorecidos, incumplimientos de los derechos que exige la Constitución como una vivienda y un trabajo digno, aprovechamiento ilícito del dinero público, etc., etc.

¿Qué podemos hacer  desde el movimiento vecinal para atajar estos peligros? Debemos incorporar nuevas sensibilidades, establecer nuevas alianzas, madurar como movimiento ciudadano y trabajar conjuntamente con todas las ideas que lleven al progreso, con todas las personas progresistas que quieran recuperar el Estado del Bienestar, sean del color que sean, es un reto para el movimiento ciudadano, construir una nueva identidad, personas éticas y activas, con responsabilidad sobre su propio futuro.

Benimaclet en la actualidad es un barrio que sigue conservando sus raíces de pueblo, ha experimentado un gran cambio, disponemos de un centro histórico que es un lujo; tranvía, metro y autobuses, cubren debidamente el transporte público; colegios públicos con líneas en valenciano, dos institutos; un centro de salud y a la espera de que se construya el segundo (aprobado en el año 2007); un incipiente Barrio 30 en algunas calles que esperamos que se vaya ampliando, así como la mejora del carril bici; se ha recuperado un espacio degradado para aparcamiento; se ha recuperado un espacio para huertos urbanos y con ello reivindicamos la huerta como parte de nuestra propia identidad y recuperamos el uso de riego de las acequias; una red de pequeños y medianos comercios que cubren las necesidades del barrio y que merecen mayor apoyo por parte de la administración; un número suficiente de pequeños restaurantes, bares, pubs, que hacen posible que en Benimaclet se pueda gozar de un ocio de forma bastante segura y responsable.

Y de todo esto y muchas otras cosas más, algo ha tenido que ver nuestra asociación en estos cuarenta años que estamos cumpliendo, habremos cometido muchos errores (solo se equivocan los que trabajan), hemos ganado muchas batallas y perdido otras, pero seguimos en la brecha sin desfallecer y lo más importante es que creemos que nos hemos ganado el respeto de nuestros vecinos; las asociaciones de vecinos son necesarias y el respaldo de los vecinos es indispensable para lograr un barrio más justo y más humano, y en eso andamos, aún nos queda mucho por hacer y mucho por aprender.

40 ANIVERSARIO CON LOGO

Publicado en Sin categoría