XXXV aniversario de la asociación

La Asociación de Vecinos de Benimaclet nació en el año 1974 tras un largo parto. Eran tiempos difíciles bajo el negro período de la dictadura franquista en su última fase. Nacimos al calor del malestar por los continuos accidentes del llamado «trenet» al paso por el barrio y también por la deficiencia de casi toda clase de servicios tan elementales como asfaltado de las calles, alumbrado, colegios, guarderías, ambulatorios, etc. Todo estaba por hacer.

La dictadura se había preocupado poco o nada de los barrios y todo comenzó por la petición de un semáforo para evitar más muertes.

El movimiento vecinal en esa época era una verdadera olla a presión en toda España y miles y miles de trabajadores huían de la miseria y falta de perspectivas de la España rural. Buscando El Dorado colapsaban los barrios periféricos de las grandes urbes.

El ansiado El Dorado resultó ser polvo en verano y barro en invierno, como iluminación el sol por el día y la luna por la noche. Los barrios de las ciudades se convirtieron en barrios dormitorios sin los servicios necesarios para una vida digna.

Y el movimiento vecinal estalló, fue capaz de concienciar y aglutinar a la mayor parte de los vecinos de los barrios para luchar por conseguir los servicios públicos necesarios.

Benimaclet se encontraba en aquellos momentos con calles por asfaltar y sin alumbrado; no existía ningún colegio público con las mínimas condiciones de salubridad; el único ambulatorio era una planta baja de 60 m2, donde acudías sano a coger turno para algún familiar y salías enfermo; el transporte era escaso y el famoso muro del «trenet» de vía estrecha partía el barrio y era un constante peligro, etc.

Es bueno recordar aquellas penurias para valorar mejor el papel desarrollado por la Asociación. Es importante realzar el trabajo de todos los que formaron parte de nuestra asociación, porque todos contribuyeron con su voluntad y esfuerzo a construir un barrio más humano, más digno y más justo.

Valoramos en positivo todo lo que se ha conseguido. Hoy Benimaclet es un barrio vivo, en el que convivimos más de 40.000 personas, un barrio con sabor a pueblo que no ha perdido su identidad, disponemos de servicios públicos que nadie nos ha regalado, pero no está todo hecho, queda mucho trabajo por realizar y la Asociación de Vecinos de Benimaclet sigue y seguirá siendo la voz que canalice en el barrio todas las demandas que exigen los vecinos y vecinas.

Los políticos de turno obvian a las asociaciones de vecinos, no les interesa que nadie les controle o les critique su forma de ejercer y parcelar nuestros dineros públicos. Los barrios somos los que menos recibimos y sólo sienten miedo a las movilizaciones. Nuestro trabajo consiste en sensibilizar y concienciar cada vez más a los vecinos y vecinas para que no se dejen engañar y exijamos todos que lo más importante son los servicios públicos, Sanidad Pública, Escuela Pública, Transporte Público, Servicios Públicos.

En su 35º aniversario, la Asociación de Vecinos de Benimaclet inaugura hoy una exposición en su local con documentos, fotos, carteles, planos y revistas. Es mucho lo que se ha logrado pero nos queda mucho por hacer, en ello estamos.

En el Levante-EMV se ha publicado un amplio reportaje sobre este evento . (Pinchar aquí para leerlo).